De Mate y otras yerbas…

De Mate y otras yerbas…

Si se sirve frío significa desprecio; lavado es desgano; hervido delata la envidia.
Es una falta de respeto servirlo de izquierda a derecha.
Se dice que está enamorado el que pelea con la bombilla trancada; muestra aprecio cuando tiene espuma
Nunca hay que aceptar el primer mate porque es el mate de los tonto. Ese 1º mate lo tiene que tomar el cebador. Las gracias se da únicamente cuando se quiere abandonar la ronda
Es el código de señales y gestos que de alguna manera fueron sobreviviendo al paso del tiempo
El mate formo parte del desarrollo económico de diversas zonas del país y marco pautas y códigos de sociabilidad en zonas rurales y urbanas.
Se lo toma amargo o dulce, caliente en gran parte del país y frío (el terere) en la zona del litoral. Se le agregan yuyo y alcohol en zonas de Tucumán
Esta ceremonia que hoy nos es tan agradable y tan común en algún momento de la historia fue prohibida .
Los Indios eran adictos al mate, lo jalaban con el uso de una caña o directamente lo tomaban como infusión.
Era el alimento básico de los guaraníes
Según el historiador Antonio Serrano «en un principio al mate lo usaban los hechiceros como un narcótico que jalaban por la nariz hasta entrar en éxtasis» .
Para los Españoles el mate era «un vicio que fomentaba el ocio y que contagiaba a todos, no siendo esto bueno apara la salud del alma y el cuerpo».
En abril de 1595 una ordenanza dictada por el teniente del gobernador, Juan Caballero de Bazan, dispuso prohibir el transito y cultivo de la yerba .
La Iglesia , a través del Padre Lozano afirmaba que: » la yerba es el medio más idóneo que pudieran haber descubierto para destruir el género humano o a la nación miserable de los guaraníes «.
Con la llegada de los jesuitas, de 1610 a 1630 se prohibió la exportación de mate y su consumo en Paraguay.
A pesar de la prohibición y quizá por la mismísima prohibición, la ceremonia del mate sobrevivió y cada vez fue tomando más fuerza. Al parecer a los españoles les atraía esto que estaba prohibido y a modo de rebeldía querían saber de qué se trataba el mate.
Y obviamente se genero el mercado negro que generaban el mayor valor de la yerba y el engrosamiento de los bolsillos de las autoridades corruptas
Otro Padre Jesuita (y atención con el dato de la congregación Jesuita), relataba:
«no hay casa de españoles ni vivienda de los aborígenes en que el mate no sea bebida ni pan cotidiano. Ha cundido tanto esa asquerosa zuma que ya ha llegado a la costa y otros muchos lugares de la América y Europa el uso y abuso de ella y es mi sentir que por instrumento de algún hechicero la invento el demonio.
El procurador Alonso de La Madrid remataba : es una vergüenza, mientras los indios toman una sola vez al día, los españoles lo hacen durante toda la jornada .
El tribunal del Santo Oficio de la Inquisición llego a considerar su uso, más que un vicio una superstición diabólica
Las penas por tenencia o consumo de yerba mate era de 100 latigazos para los indios y cien pesos para los españoles. Después de las redadas se hacían quema de sacos de yerba en la Plaza Mayor.
Finalmente el consumo y el mercado clandestino fueron tan grandes que el cultivo fue permitido, pero fue permitido únicamente si lo cultivaban y comercializaban los jesuitas (sisi, los mismo que aseguraban que el mate era un invento del Demonio) quienes tuvieron el monopolio hasta 1774.
Haciendo un repaso de la historia del mate. Su uso y su abuso; el mercado negro y la cantidad de dinero que se manejaba con la prohibición.
La condena por parte de la iglesia y finalmente el monopolio de los jesuitas en el comercio de la yerba; y luego haciendo u paralelo con «otras yerbas»
¿Cuánto tiempo tardaran y a que rama de la iglesia le darán el monopolio del cultivo y la comercialización de otras yerbas?

Hugo Martinez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.